10 de agosto de 2011

Un “pequeño helicóptero” viene en ayuda de los agricultores

Permite un mejor monitoreo de los cultivos

www.portalfruticola.com

Con la siempre latente amenaza de enfermedades y el interés por mejorar los rendimientos en los cultivos siempre es bienvenida una ayuda para la industria hortofrutícola cuando se trata de monitorear los campos.
Hasta ahora la respuesta a los controles de plagas y enfermedades ha sido la utilización de avionetas y exhaustivas inspecciones en los árboles pero una tecnología alemana, adaptada por la Universidad de Florida, EE.UU podría cambiarlo todo.

Al profesor asociado Dr. Reza Ehsani no le gusta el término “crop chopper” para el pequeño helicóptero que se mueve alrededor de los campos tomando fotografías en alta definición, en un curso programado por GPS.

“Algunas personas lo han llamado el crop chopper (el verbo chop en inglés significa cortar). No me gusta ese nombre ya que suena como si tú cortaras los cultivos y no es eso para lo que se usa”, comentó Ehsani en conversación con www.portalfruticola.com.

Lo que en una primera instancia fue una innovación militar, ha sido adaptado por el Citrus Research and Education Center de la Universidad de Florida para que sea aplicado en la agricultura bajo la etiqueta de “crop copter” o helicóptero de cultivos.

Ehnasi comenta que la tecnología tiene un gran potencial en la agricultura a gran escala y se muestra como una gran promesa en los países menos desarrollados.

“Mi sensación es que en muchos países, incluso si ellos quieren tener imágenes aéreas, no tendrían acceso a un avión y es en estos países en los que este podría tener una buena aplicación”, indicó.

“Hay diversas maneras en las que se pueden utilizar imágenes aéreas, para el manejo de enfermedades, recuento de árboles así como para aplicaciones de riego. La tecnología está disponible pero hay pocos productores que lo utilizan pero ¿por qué? Lo primero, puede llegar a costar unos US$900 el arriendo de una avioneta por hora”.

“Podría terminar constando de US$3.000 a US$4.000 sólo por obtener una imagen completa del campo. Si tú quieres monitorear el crecimiento de las plantas lo tendrías que utilizar varias veces y el costo sube rápidamente”.

Oportunidades para el Hemisferio Sur

Ehsani dijo que el helicóptero tiene un costo cercano a los US$10,000 pero que a través de los beneficios que trae consigo se puede pagar rápidamente.

Mientras que esta cantidad podría significar un freno para muchos productores del Hemisferio Sur, una consultora chilena está planeando invertir en la tecnología para clientes de pequeña y mediana agricultura.

Dayanu Ltda, compañía ubicada en San Fernando, Chile tiene planes de usar la tecnología con sus clientes.

La Dr. Dvora-Laiô Wulfsohn consultora de Dayenu nos comenta que la empresa participa en proyectos que involucran estimaciones de rendimiento y precisión en manejo agrícola.

“Este pequeño helicóptero sería una ventaja en el trabajo con los productores – nosotros hemos estado usando aviones hasta ahora, pero estamos tratando de utilizar esta tecnología”, dice.

“Cuesta alrededor de US$10.000 y teniendo en cuenta el uso de un productor no vale la pena, pero como una empresa consultora podemos utilizarlo para muchos productores”.

“Ciertamente, los helicópteros son más asequibles que los aviones, pero es más que eso. Se puede llegar a la cubierta de los árboles y obtener una alta resolución. El único límite a la altura es la altura de los árboles”, agrega.

Por esta razón Ehsani hace hincapié en que el potencial del helicóptero no es una simple ecuación de costos cuando se compara con el monitoreo de aviones.

“Con la tecnología de imágenes aéreas sólo puedes conseguir un pie de resolución y en algunas aplicaciones necesitar ver las hojas y tienes una pulgada de resolución”.

También está el tema de la disponibilidad. “Si tú necesitas la imagen esta semana está el tema de que haya un avión disponible o no. El tiempo es muy importante”, asegura.
En este último punto ejemplifica señalando que si se obtienen imágenes del suelo 48 horas después de haber llovido esto permitirá conocer la variabilidad del suelo y crear zonas de manejo. De la misma forma, si se tiene un problema de drenaje, dentro de las 24 horas en que ha llovido se puede trabajar en lo que se tiene que hacer.

El dispositivo funciona con un GPS por lo que una vez en el aire hay que tan sólo “dejarlo ir”.

“Es una herramienta para la toma de decisiones de los agricultores”, señala el experto ya que permite ver cosas que a nivel del suelo no se ven.

La Universidad de Florida está trabajando para que el pequeño helicóptero no sólo posee una aplicación de recolección de data sino que también posee una tecnología que le permita interpretar cuáles son los problemas.

www.portalfruticola.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Colocar su Nombre y Apellido al final del comentario.