Agronegocios

14 de junio de 2009

La codorniz de los huevos de oro

Por: Julio Escalante Rojas
El Comercio - Perú

Durante los años noventa Andrés Guerrero estudió Zootecnia en Chile. Volvió al Perú con la idea de iniciar una empresa y se decidió por industrializar la producción de huevos de codorniz, un alimento popular al que se le podía dar una mejor presentación.

La empresa comenzó con un tropiezo
Comencé en el 2000, en una granja pequeña de esteras cuando decidí asociarme con una empresa que vendía las aves, las jaulas y el alimento. Yo tenía que venderle los huevos. Para cumplir con esta empresa me presté dinero del banco, pero el negocio nunca funcionó. De no tener nada pasé a tener una deuda de 3 mil dólares. Pero a medida que pasaba el primer año nos fuimos recuperando con la venta de huevos a granel y eso permitió estabilizar el negocio y salir de la crisis inicial.

¿Cuándo se estabiliza la empresa?
Luego nos mudamos a una granja más grande y los galpones ya no eran de estera sino bien construidos. Y decidimos darle un valor agregado, vendiéndolos en bandejas plásticas. Cuando eso sucedió ya estábamos listos para tocar la puerta en los supermercados. Entramos en el 2003 cuando ya había cinco marcas trabajando. Desde entonces nos fue mejor porque nos comportamos como proveedores responsables.

¿Su venta solo es a través de supermercados?
Sí. Hasta hoy somos una de las empresas que más huevos vende en supermercados. Un día dijimos: qué hacemos para vender más huevos. Y así se nos ocurrió elaborar huevos encurtidos bajo la marca Amo, que se puedan comer como piqueo.

¿Cuánto tiempo tomó darle forma a la idea?
Más de ocho meses. Siempre digo que no puedes sacar un producto de la nada. Teníamos que hallar un modo de que los huevos no se pudran y que estén listos para mezclarlos con alcachofas, pimiento piquillo, aceitunas, que son productos peruanos de exportación. Elaboramos los encurtidos con la supervisión del Instituto Nacional de Desarrollo Agrario (INDA), pues ellos cuentan con plantas piloto.

¿Hasta dónde llega el vínculo con el INDA?
Ellos han desarrollado estos productos y nos brindan el servicio para usar la planta, pero la fórmula es nuestra. Por ejemplo, si quieres vender algo con maca o yacón, en el INDA hay especialistas que investigan y consiguen eliminar los problemas para que el producto pueda funcionar. Te cobran de acuerdo con el producto y el tiempo que tome el trabajo. Es muy variable. En nuestro caso había que ver todo lo referente al encurtido, si era conveniente un envase de vidrio, el grado de acidez, etc.

¿La mayor producción está dedicada a la venta de huevos en bandeja?
El 80% de lo que producen nuestras granjas es para la venta de huevos en bandeja, porque es lo que sostiene la empresa. Nuestras granjas están auditadas por SGS Perú e Internacional Quality Systems. Esto certifica que los animales y los galpones cumplen con los estándares de calidad y con buenas prácticas de manipulación. Si no somos la única, debemos ser una de las pocas granjas auditadas por dos empresas internacionales.

¿Ese control se lo exigían los supermercados?
Lo realizamos, en principio, para prevenir antes que corregir. Pero a medida que creces y te consolidas como empresa, cumplir con estándares de calidad favorecerá en mejores resultados.

¿Se puede medir cuánto es el consumo de huevos de codorniz en el Perú?
No te puedo dar una cifra porque no hay una asociación de criadores de codornices, como la hay de pollos, cerdos, etc. Por lo tanto, no existen datos de cuántas granjas hay, ni cuántas aves. En otros países sí se puede saber. El consumo en Brasil es inmenso, si aquí te dan canchita en los bares, allá te dan huevos de codorniz. En Bolivia y Ecuador también es muy alto.

¿Qué debe tener en cuenta alguien que quiere iniciarse en la crianza de codornices?
Si bien el ave no requiere de medicamentos ni vacunas porque es silvestre, sí es bastante sensible. La tocas y la postura (número de huevos que pone el ave) baja, lo mismo pasa si le cambias el tipo de maíz con que la alimentas o si hay un sonido extraño que la altera. La baja de postura se da en un día y para que vuelva a subir se demora entre 15 y 25 días. Y el negocio consiste en cuántos huevos pone la codorniz. En teoría puede poner un huevo diario, pero generalmente la producción de nuestras granjas está entre 60% y 70%. Es decir, de cada 100 aves, 70 ponen un huevo al día.

¿Y esto depende del animal, del alimento o algún otro factor externo?
No depende solo de un factor. Depende de la jaula, la alimentación, el clima, la intensidad de luz. Cuando el ave comienza a envejecer después de 8 meses su postura es muy irregular, puede poner un día y pasar cinco días sin poner. En ese caso, se las mantiene solo si el precio del huevo está alto, sino se eliminan. Aunque para aprovechar también la carne estamos haciendo pruebas con un nuevo producto.

¿Existe un reglamento para granjas de codorniz?
No tenemos uno que haya que seguir, pero hay estándares internacionales sobre crianza de aves. Esto nos ha permitido tener gran cantidad de animales, lograr posturas permanentes, ser auditados con calificaciones por encima del 80%.

Para elaborar los encurtidos ha necesitado trabajar con proveedores. ¿Cómo maneja ese tema?
Nos juntamos con tres proveedores grandes y ellos nos están dando buenos precios y buenos productos, que, por lo general, son de exportación. En el caso de la alcachofa bebe es muy difícil que la vendan localmente.

¿Terceriza algún servicio?
Algunos huevos los compramos a terceros, pero del resto lo hacemos todo. En oficina somos pocos, pero afuera, viendo el tema comercial y en las granjas, somos más de sesenta personas.

¿Cuál es su proyección de venta?
La mía es exportar. Para el lanzamiento hemos hecho 15 mil pomos de los huevos encurtidos y nos quedan en almacén tres mil. El Banco Continental comprará mil para una campaña en la que regalará productos peruanos a sus clientes. Hemos superado las proyecciones iniciales, que eran chicas. El tema es ahora saber cuál es el ritmo con que rotan. Si logramos exportar huevos de codorniz vamos a ser la primera empresa peruana en conseguirlo. Para eso esta semana estamos viajando con la Cámara de Comercio de Lima a la feria Expo Comida Latina de Chicago.

EN CIFRAS
6.000
Bandejas de huevos de codorniz se producen semanalmente para distribuir en todo el país.

50.000
Codornices tiene AGN Inversiones. Están repartidas en dos granjas.

S/.17
Cuestan dos tipos de huevos encurtidos marca Amo: con champiñones y con alcachofa bebe.

3 comentarios:

  1. quisiera contactarlos y quisiera que me enviensu telefono y su direccion kisiera comprar el guano de las aves de codornices mi msn es ivan-15_90@hotmail.com o llamar al 3366415 maximo ramon ramirez echajaya muchas graciass

    ResponderEliminar
  2. me gustaria saber mas de la comercilizacio de los heuvos ya que es mi proyecto muxas gracias

    ResponderEliminar
  3. Kattia Ramos Narciso (kattia.ramos@dupree.com.pe7 de abril de 2011, 0:38

    Buen día Sr. Escalante,

    Mi nombre es Kattia Ramos, estudiante de administración, me pareció muy interesante lo relatado en este blog, y desearía mi brinde información o me facilite el medio donde podría encontrar el porcentaje de consumo actual en Lima de los huevos de codorniz, ya que en INEI tan sólo he encontrado de los huevos de gallina.

    Desde ya agradezco su gentil atención,

    KATTIA RAMOS.

    ResponderEliminar

Colocar su Nombre y Apellido al final del comentario.